Mi vida sin mi (My life without me)

Mi vida sin miQué pasarí­a si hoy te dijeran: te quedan dos meses de vida y te das cuenta que tienes 23 años dos niñas hermosas, un esposo cariñoso, una madre que odia el mundo, un padre que lleva 10 años en prisión, una amiga obsesionada con la dieta, un trabajo de tiempo completo y te das cuenta que no has disfrutado de la vida.

De eso trata la pelí­cula de la directora catalana Isabel Coixet, que titula su obra “Mi vida sin mi” (2003) con una actuación sorprendente de Sara Polley que hace el papel de Ann, una chica que vive con su esposo y dos niñas en un remolque en el patio trasero de la casa de su madre en los suburbios de Vancouver.

Ann se enfrenta a un diagnóstico desalentador el cual pronostica dos meses de vida. A través de un monólogo interno y con la decisión de ocultar su actual situación, Ann nos hace reflexionar en el drama, esperanza, anhelos e intensidad del ser humano ante la inevitable muerte.

Leer más

Crí­ticas + Propuestas = Mejores Resultados

Rey MendigoHace un par de dí­as, tuve la oportunidad de reunirme con un grupo de personas con conocimientos y cualidades enriquecedoras sobre tecnologí­a. Conversando con ellos me dí­ cuenta que en mi paí­s existe gente muy talentosa con buenas ideas y que buscamos un espacio donde desarrollarlas.

Escuchando las propuestas, reflexionando sobre los resultados hasta ahora obtenidos, llegamos al tema de las crí­ticas que reciben las iniciativas que en el paí­s en general se proponen. Me refiero a los movimientos que pretenden hacer un cambio en cualquier aspecto ya sea cultural, social, educativo, tecnológico, etc.

En Guatemala la crí­tica es fuerte (quizás también en otras partes del mundo) las personas se creen con el derecho absoluto de hacer pedazos tu trabajo intelectual, fí­sico o material. Quizás se deba al ambiente natural de violencia que enfrentamos. “Somos una sociedad enferma” afirmó un catedrático universitario, al referirse que vivimos con miedo y en un ambiente de inseguridad, quizás tenga razón.

Leer más

Catarsis – Κάθαρσις

Como hemos malgastado nuestro tiempo, afilando las lenguas para cortar más profundo. Acariciando el rencor que nos provoca ver nuestra propia sombra. Tomando sedantes para aplazar los espasmos del sufrimiento compartido, derramando lágrimas sobre los recuerdos rotos.

No podemos aplazar las consecuencias del desprecio, no me es posible olvidar que te llevo dentro, el peso del recuerdo quiebra mi columna vertebral, pierdo el pilar de mi existencia. Tu presencia se hace protagonista de mis pesadillas. Te mueres y vuelvo a renacer.

A ti, que cada noche acechas el umbral de mi inconsciente, tu que tratas de sabotear mi alegrí­a, mi felicidad compartida. A ti, con quien lucho dí­a a dí­a para vencerte en el esgrima de palabras hirientes a las que cada vez soy menos vulnerable.

YouTube organiza un concurso de cortos

Grupo de grabaciónHace tres dí­as participé en la realización de un corto de 5 minutos para el cual nos llevamos un trabajo de 12 horas de grabación y aún falta la edición.

Participamos 10 personas, cada uno cumpliendo un puesto, en mi caso era la directora de fotografí­a, la experiencia fue muy interesante. Se requiere un gran trabajo en equipo, coordinación y armoní­a, aunque siempre existen ciertos roses luego de las 8 horas seguidas, cuando te das cuenta que es de madrugada y el frí­o cala hasta los huesos. 😀

El proceso de producir y dirigir un corto es un gran trabajo y me alegro que YouTube esté promoviendo la participación para los que aspiran hacer cine, lo único que lamento es que no acepte participantes de Latinoamérica. Pero de igual forma, les comparto la info que encontré para que los interesados que residan en estos 7 paí­ses puedan participar.

Leer más

Ronald Flores, ganador del certamen permanente cetroamericano 15 de septiembre

Tengo más de 4 años de conocer a Ronald Flores, lo he llegado admirar y respetar mucho, principalmente por su disciplina para leer, escribir, hacer deporte y trabajar por sus sueños dí­a a dí­a.

Ronald se volvió escritor a partir de un accidente que lo deja inmóvil por tres meses. Vivió un proceso de recuperación lento de silla de ruedas, muletas y finalmente volvió a caminar. Situación que no lo hizo dejar sus sueño de graduarse de la Universidad.

Desde ese momento empezó a escribir y leer con gran disciplina como su padre, el médico y deportista le habí­a enseñado. Hoy a sus 33 años ha publicado una docena de libros, dos de ellos ganadores de premios nacionales. He leí­do todas su obras y cada una de ellas es una riqueza de lenguaje y conocimiento, un verdadero estí­mulo para el intelecto.

De haberlo conocido, hace 7 años cuando empezaba a publicar, habrí­a dicho que Ronald tení­a un futuro prometedor, pero hoy creo que tiene un presente brillante, con un gran potencial para seguir escribiendo. Solo espero que el paí­s le brinde la oportunidad de lograrlo y no tenga que salir de él para ser reconocido, como tantos otros artistas guatemaltecos.

Leer más