La vida que se va!

Nunca habí­a experimentado situaciones en las que no tuviera las palabras para decir, cuanto lo siento. En las que no pudiera sentir empatí­a por el dolor que sienten, porque no lo he experimentado en esa magnitud. De lo que va del año, me he encontrado en la posición de escuchar y ver llorar personas queridas por la muerte de seres amados.

Si bien la muerte es parte de la vida y al nacer sabemos que en cualquier instante la vida se nos va, nunca estamos preparados para enfrentarla. Un amigo muy querido para mi que ha sabido brindarme una amistad muy cordial y cálida sufrió la perdida de su bebé, yo no pude comprender su dolor, no podí­a decir nada ante ese sufrimiento que lo desgarraba. Leer más